Coaching empresarial

El coaching empresarial u organizacional empezó como una corriente moderna exportada de EEUU y se ha convertido en un fenómeno para mejorar la organización y planificación de cualquier empresa.

Se define como un conjunto de técnicas con las que desarrollar competencias y habilidades blandas (sociales y de personalidad) con las que mejorar la gestión dentro de una empresa, ya sea a nivel de departamento o general.

Ayuda a definir y acordar entre todos una forma de pensar, comunicar y hacer dentro de la organización.

Los departamentos de recursos humanos de pequeñas, medianas y grandes empresas ya lo incluyen como una herramienta más, imprescindible para ganar en eficiencia en los procesos humanos (entre compañeros, departamentos y clientes) y reducción de costes, causados por problemas de comunicación.

¿Cuántas veces te has encontrado en una situación laboral problemática en la que sabes que con una mejor comunicación y gestión emocional se habría ahorrado muchos malentendidos? Cientos, sino miles de veces.

Precisamente con el coaching empresarial se consigue dar a cualquier trabajador habilidades propias de un líder  como iniciativa, comunicación eficaz, inteligencia emocional, responsabilidad hacia sus actos, empatía hacia otros trabajadores… 

4 Tipos de coaching empresarial

Al ser una de las modalidades de coaching más demandada, se han creado distintos subtipos de coaching empresarial, adaptados a las necesidades de mejora dentro de la organización

Centrado en el individuo y más a nivel directivo, con el objetivo de desarrollar sus capacidades personales.

Dirigido a las personas que han perdido la motivación y no encuentran su lugar en la compañía, independientemente de su nivel de responsabilidad.

Indicado para los ejecutivos que quieren liderar su proyecto empresarial en un sentido más amplio, que implique inspirar, guiar y motivar.

Dirigido a perfeccionar el talento y la actitud de personal responsable de equipos, para mejorar sus habilidades y su forma de comunicación con el equipo.

Beneficios que puede aportar un coach empresarial

Tu equipo podrá responder de manera más rápida y efectiva ante cualquier situación si la entrenáis en este tipo de formación. 

Gracias al coaching para empresas, se pueden superar dinámicas negativas en el ambiente laboral, trabajando en el compromiso y respeto de los miembros del equipo.

Al aprender nuevas formas de pensar y actuar, para desarrollar nuevos hábitos.

Es habitual en las compañias caer en la inercia, la rutina y el »siempre lo hemos hecho así» si no se invierte en innovación.

Se ha demostrado en numerosos estudios a lo largo del tiempo que las compañias que aplican coaching en su organización son más productivas.

Durante estas sesiones es más fácil identificar problemas en los procesos entre los trabajadores, sus directivos o entre departamentos.

Desarrollan habilidades de comunicación, gestión emocional y otras habilidades sociales útiles para ellos mismos y para sus relaciones con otros empleados.

Cómo elegir un buen coach empresarial

Investiga primero qué tipo de coaching empresarial puede ser el mejor para tus necesidades. 

Investiga su trabajo, sus clientes, su contenido online y comprueba si te inspira confianza.

Comprueba sus credenciales y sus referentes, que sean autores consagrados en el coaching empresarial (John Withmore, Stepeh Covey, John Grinder…)

Cuanto más experimentado sea o más activo en proyectos y en clientes, mejores herramientas habrá desarrollado para tratarte a tí. No confíes solamente en la edad o en los títulos, a veces alguien joven o con menos formación que otros puede servirte.

Muchos coaches ofrecen contenido o sesiones gratuitas. No tengas miedo a probar y ver si encaja con tu filosofía y la de tu organización.

¿Buscas un coach empresarial profesional en tu ciudad?

Si crees que un coach empresarial encaja en lo que necesitas y crees que puede serte de ayuda, aquí puedes encontrar coaches profesionales en tu ciudad más cercana.