Coaching personal

El coaching personal o coaching de vida, para algunos puede ser la mejor autoayuda cuando una persona se encuentra en situaciones de crisis personal: una ruptura, un despido, un estancamiento en nuestra situación laboral…

Este tipo de coaching te ayuda a cambiar tu percepción de la realidad, a pensar de forma diferente y, gracias a ello, ser capaz de ver opciones con las que hacer cambios importantes en tu vida, donde antes sólo veías indecisión y dudas.

Y no, no es un error llamarlo autoayuda, porque aunque un coach profesional te acompaña cuando te aventuras en esta metodología, lo cierto es que son tus propias respuestas las que te van a ayudar en este proceso.

¿Como puede ayudarte un coach personal?

Un despido, una separación, un cambio de ciudad pueden ser situaciones estresantes y en las que, si es la primera vez a la que nos enfrentamos, compartir nuestras  preocupaciones con un coach pueden ser de gran ayuda.

Siempre y cuando no sea un cambio realmente traumático, como un fallecimiento o una depresión, en cuyo caso sería mejor recurrir a un especialista en salud mental, como un psicólogo o psiquiatra.

Cualquiera puede encontrarse en una fase vital en la que se encuentre bajo de energía, a nivel mental o espiritual, para afrontar su día a día o desafíos más grandes. Un buen coach puede darte ese empujón de motivación que necesitas.

Todos tenemos ideas brillantes y habilidades para llevarla a cabo…a veces lo único que nos falta es alguien desde fuera que nos dé perspectiva de cómo hacerlo.

Ese alguien puede ser un…si, lo has adivinado, un coach personal 😬

Si eres de los que lo ve siempre todo negro, o crees que los demás siempre saben más, o son mejores…lo más probable es que tu situación no sea tan mala como crees, sino que sencillamente, no te han enseñado a ver las cosas de otra forma.

La falta de confianza, el pesimismo o el temor a los cambios son casi siempre hábitos de pensamiento que llevamos tantos años practicando, que nos hemos acostumbrado a pensar siempre así.

El trabajo del coach, que es cuestionar todas tus creencias y tu forma de deducir las cosas; son muy efectivos para estos casos.

Lo más común en sociedad es distraerse o reprimir nuestras emociones. Ante el miedo, la tristeza, la ira y otras emociones desagradables, tendemos a ver el móvil, la tele, trabajar mucho, comer de más, tomar una bebida alcohólica…

El espacio entre un coach y su cliente es un clima de mucha confianza y tranquilidad donde podemos compartir de forma segura nuestros sentimientos más profundos. Y SIEMPRE es mejor opción expresarlos que no hacerlo.

Cómo elegir un buen coach personal

Prueba hasta que encuentres un o una profesional con el que conectes, con quien sientas comodidad para compartir todo aquello que te preocupa, sin temor a sentir que te están juzgando. Cuanto más te abras emocionalmente frente al profesional, mejor.

Comprueba sus credenciales, su formación, sus autores y libros de referencia…todo esto te ayudará a distinguir si te encuentras ante un vendehumos o frente a un auténtico profesional.

Cuanto más experimentado sea o más activo en proyectos y en clientes, mejores herramientas habrá desarrollado para tratarte a tí. No confíes solamente en la edad o en los títulos, a veces alguien joven o con menos formación que otros puede servirte.

¿Buscas un coach personal profesional en tu ciudad?

Si después de lo que has leido crees que un coach personal encaja en lo que necesitas y crees que puede serte de ayuda, aquí puedes encontrar coaches profesionales en tu ciudad más cercana.