Coaching ontológico

El coaching ontológico se basa en , como su propio nombre indica, la ontología , que es la rama de la filosofía que estudia la naturaleza del ser, de la existencia y de la realidad.

Esta modalidad del coaching busca en la persona lo que se llama la coherencia ontológica, es decir, un equilibrio entre cuerpo, mente y emociones

Según este enfoque, nuestra percepción del mundo viene marcada por nuestras creencias, valores, lenguaje y emociones.

Es decir, todas esas »capas» que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, modifican nuestra percepción de la realidad y nos hace interpretarla en base a nuestros propios filtros, más que entenderla tal y como es.

En el coaching ontológico, el aprendizaje del cliente o coachee se basa en descubrir cómo se formaron en tu subconsciente todas estas »capas» y como afectan a tu capacidad de interpretar la información que te rodea.

Puede ser el más indicado para aquellas personas que sienten curiosidad por saber »por qué piensan como piensan’‘ o »dicen lo que dicen», aquellas que detectan ciertos patrones repetitivos en su comportamiento .

Al ser capaces de conocerse mejor a si mismos, las personas que progresan en este tipo de coaching son capaces de mejorar su comunicación con mayor eficacia, tanto consigo mismo como con sus compañeros de empresa o en sus relaciones personales.

¿Como puede ayudarte un coach ontológico?

En una época en la que los cambios a nivel tecnológico e industrial son de carácter exponencial, sistémico y cualitativo, la habilidad de estar bien con nosotros mismos es imprescindible para afrontar el cambio con tranquilidad.

Saber expresarse con claridad y sin rodeos ayuda a ser más eficiente en nuestra comunicación, donde menos es más.

Contigo mismo y con otras personas.

Valores imprescindibles para el trabajo en equipo , algo que ocurre constantemente en nuestra familia, nuestro trabajo, entre amigos, y a grandes rasgos, en sociedad.

El cocahing ontológico se centra en entender el marco interpretativo de la realidad de cada ser humano.

Si yo soy capaz de entenderme a mi mismo y a los demás, sin juzgarlos, es más fácil que las personas se sientan respetadas, y el respeto siempre genera confianza.

Cómo elegir un buen coach ontológico

Prueba hasta que encuentres un o una profesional con el que conectes, con quien sientas comodidad para compartir todo aquello que te preocupa, sin temor a sentir que te están juzgando. Cuanto más te abras emocionalmente frente al profesional, mejor.

Comprueba sus credenciales, su formación, sus autores y libros de referencia…todo esto te ayudará a distinguir si te encuentras ante un vendehumos o frente a un auténtico profesional.

Cuanto más experimentado sea o más activo en proyectos y en clientes, mejores herramientas habrá desarrollado para tratarte a tí. No confíes solamente en la edad o en los títulos, a veces alguien joven o con menos formación que otros puede servirte.

¿Buscas un coach ontológico profesional en tu ciudad?

Si crees que un coach ontológico , como los conocidos Julio Olalla o Rafael Echevarría, encaja en lo que necesitas y crees que puede serte de ayuda, aquí puedes encontrar coaches ontológicos profesionales en tu ciudad más cercana.